Asentimiento: el pilar que faltaba en mi sistema inmunológico

¡Esta pandemia me llevó a reflexionar e investigar en el intercambio incesante de lo que puede fortalecer el sistema inmunológico!

Entiendo el sistema inmunológico como nuestra esencia: física, mental, emocional, social y global. Por eso, la nutrición y el movimiento son cruciales para su salud. Además de la nutrición convencional, existe la nutrición del Amor, que es insustituible, pero varias veces excluida de nuestra Vida. También el movimiento que surge de nuestra esencia es sutil, pero profundamente fuerte, para el Alma del sistema inmunológico, ¡que nos refleja!

El Covid-19 era mi maestro personal, ahora recientemente. Vino a invitarme a ver y vivenciar el movimiento que tiene el asentimiento en mi sistema inmunológico. No conocía la relación, ni imaginaba experimentarla, que el asentimiento sería el pilar que faltaba en mi sistema inmunológico.

Corazón Flores - Mirada Sistémica

En los primeros días, simplemente acepté el hecho de que estaba enferma. No agradecia desde mi corazón, porque vivía desde el lugar de una víctima de la infección por covid. Ese es el lugar que la sociedad nos ha reservado. ¡Pero ver más allá de eso, nos lleva a la curación cuántica que necesitamos!

¡Agradecí, desde la teoría, que esta crisis estuviera al servicio de algo más grande y amoroso! ¡¡¡Era poco, mas era lo posible y necesario para comenzar el movimiento y la nutrición de la sanación!!!
Repetir este pensamiento, fue el segundo paso, para avanzar hacia la sanación. Con compasión, di las gracias por los diversos síntomas que fueron surgiendo, señalando la voz que había sido excluida de mi cuerpo y mi mente. Tomé nota de los síntomas, porque ellos codificaban fielmente, las memorias, personales y transgeneracionales, de los conflictos no resueltos que me enferman. Aprendí más sobre mi historia, por acoger y ver mis síntomas. Me hice más fuerte, conociéndome y amándome a mí misma, sólo porque dije ¡SÍ! Y este asentimiento, me dio lo que recibió de mí: ¡Amor! Este Amor, día a día, se tradujo en una regulación física, emocional y mental adulta, y en la liberación de sustancias químicas que comenzaron a sanarme. Estas sustancias abrazaron todas las células de mi cuerpo, limpiando el cortisol y otras hormonas del estrés, que por la victimización infantil habían almacenado e inflamado mi cuerpo y mi mente. Y renacieron citoquinas, endorfinas, prostaglandinas y oxitocina, que abrazaron y besaron a los soldados de mi sistema inmunitario, en un conflicto por la Paz con el señor Covid.

Gracias Manos - Mirada Sistémica

¡SÍ, el Sr. Covid ha venido en misión de Paz!
¡SÍ, el Sr. Covid no es un agresor, sino el espejo y el maestro que vino a fortalecer el sistema inmunológico físico, mental, emocional y social!
¡SÍ, fue la palabra que me permitió volver a respirar, sin temer que el aire me faltara!
¡SÍ, fue la palabra que me sacó de la cama, para mover el Amor que estaba excluido!
SÍ, fue la decisión de despedirme de una infección, cuyo propósito mayor había sido visto y guardado en mi corazón.

¡SÍ, fue el pilar, que vino para quedarse, en la Vida Post-Covid!

Ana Leça Torres
Médica-Pediatra
pediatra.ana.leca.torres@gmail.com

Visitas:1280

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.