El comportamiento de los alumnos en la escuela

El comportamiento de los alumnos en la escuela

En ocasiones los niños no quieren ir a la escuela, o cuando van, no muestran ningún interés por aprender. Son muchos los motivos por los que puede suceder esto, en este artículo voy exponer uno de los motivos que se han observado.
Niños en la escuela - Mirada Sistémica

El comportamiento natural de los alumnos

Todos somos curiosos, queremos saber. A todos los niños les gustaría ser buenos alumnos, ser niños amorosos, ser amados y vistos con amor por los demás, sobre todo por los padres. Este es un deseo natural en los humanos.

Cuando no se da este comportamiento en los niños, es porque no pueden hacerlo de otra manera.

Los niños tiene amor incondicional hacia ambos padres. En su amor, los siguen hasta en los detalles más insignificantes. Seguir significa, querer vivir y sentir lo mismo que ellos, imitando o queriendo reemplazarlos en las situaciones difíciles de la vida. Incluso en las situaciones de máximo dolor o tristeza.

Los hijos captan la actitud de los padres.

Los hijos, inconscientemente, perciben la actitud de los padres, sin que los padres les digan nada incluso sin que se den cuenta. Y por amor a ellos y a su familia, los hijos se sienten atraídos fuertemente a repetir esa actitud o comportamiento. No hacerlo, los llena de un sentimiento de culpa que no pueden soportar. Se sentirían infieles a sus padres y eso es insoportable para ellos.

En ocasiones, una actitud de queja, o sea, falta de respeto y agradecimiento de un progenitor hacia el otro progenitor, profesor, a la sociedad o al sistema educativo, creará el contexto perfecto para que los niños, sigan a los padres en esa actitud y creen conflictos y problemas en la escuela.
Los niños no se dan permiso para actuar de forma diferente a la de sus padres.

Veamos como sucede esto.

El impacto de respetar y agradecer.

La sociedad necesita que sus miembros se desarrollen y crezcan en todos sus aspectos, para ello ha creado, entre otros, el sistema educativo, con sus leyes y recursos, poniéndolos al servicio de sus miembros.

Por su parte, los ciudadanos y los padres utilizan estos recursos con beneficio de su desarrollo personal y el de sus hijos.

Los ciudadanos y los padres, son los grandes beneficiados del sistema educativo y de todos sus recursos.

Intuyendo un orden de agradecimiento podemos decir, que los padres pueden respetar y agradecer al sistema educativo y a la sociedad todo lo ofrecido.

Padres → Sistema educativo → Sociedad
Padres → Profesionales

¿Cómo sé si estoy respetando y agradeciendo, al progenitor, al sistema educativo (profesionales) y a la sociedad?

Se observa que:

Cuando un progenitor critica o rechaza al otro progenitor, haga lo que haga, no lo está respetando como es. Es importante separar el ámbito de la pareja del ámbito de progenitores que será para toda la vida. El hijo es la fusión de los dos padres, y para él no tiene sentido elegir entre uno de los dos, los padres son una unidad indisoluble para el hijo. El hijo tiene en si el padre y la madre, está hecho de ambos. Rechazar a uno de los padres es rechazar una parte del propio hijo con consecuencias nefastas en su fuerza, autoestima, salud física y mental.

Por otro lado, cuando la familia:
Critica a la sociedad o al sistema educativo, no los está respetando.
No confía en los profesionales de la educación, no los está respetando.

Estas actitudes que pasan desapercibidas, por tratarse de actitudes frecuentes, hacen que familias enteras, tengan grandes dificultades para que sus miembros se integren en el sistema educativo. Y esto pasa por el amor de los hijos a los padres.

Estos pueden decir a sus hijos, que quieren que vayan a la escuela y que aprendan, sin compartir sus quejas, internamente los niños, captan el mensaje inconsciente que dice lo contrario. Y desde su amor incondicional, no quieren ir a la escuela y no quieren aprender, o si van muestran su rebeldía.

Cómo dice una de las fundadoras de la pedagogía sistémica Angélica Olvera: “Los alumnos en la escuela muestran lo que ocurre en casa.

Niña escuchando en la escuela - Mirada Sistémica

¿Cuál es la actitud que favorece el aprendizaje de los niños?

Dará fuerza a los niños, desde el punto de vista de los padres, que se se respeten mutuamente, que se acepten como son, que respeten y agradezcan a la sociedad, saber que están sirviendo a la sociedad y desde este servicio, contribuyen como les es posible para mejorarla. Y que agradezcan todos los beneficios que están obteniendo de ella.

También les ayudará, que los padres respeten y agradezcan el sistema educativo y los profesionales de la educación, y confíen en su trabajo. La confianza es fundamental, poner en tela de juicio la actuación de los profesionales de la educación, fomentará que los niños no quieran estudiar.

Fortalecerá a los niños, darles permiso internamente a ser ellos mismos, sin que tengan que seguir los pasos de los padres, ni sus limitaciones.

También ayudará a todos, que nosotros profesores recordemos, que los niños van a clase con todo su sistema familiar detrás. Nosotros estamos invitados a mirar a cada uno de nuestros alumnos con sus padres y su destino, respetando y agradeciéndolos como son. Estamos al servicio de los padres.

Se trata de un trabajo de auto-observación constante, de darnos cuenta de lo que está pasando, haciéndonos responsables cada uno desde nuestro lugar.

Las dificultades con las que se van a encontrar los niños forman parte de la vida y van a ser fundamentales en su desarrollo.

Bert Hellinger dice: “Todos los niños son buenos y sus padres también.
Angélica Olvera añade: “Y los profesores también.

Antonio Bueno Juan.

Acerca de:

Acerca de

Visitas:7014

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *